¡Quiero un profesor nativo!

La frase “¡Quiero un profesor nativo!” se escucha mucho en alumnos de idiomas a la hora de escoger una academia o profesor particular. Es muy entendible – parece obvio que un profesor nativo sabe más de su propia lengua que el que la ha tenido que aprender en la escuela. También el profe nativo tiene un acento auténtico y muchos conocimientos de la cultura de su país. Y por supuesto, en la medida en que todos somos consumidores en el entorno de la enseñanza privada, tenemos todo el derecho de imponer nuestros propios criterios. Al fin y al cabo, ¡manda el consumidor!

Pero, ¿no nos estaremos equivocando con esta actitud “nativista”? Aquí en la cooperativa SLB creemos que hay muchos conceptos erróneos en esta manera de pensar. En la enseñanza privada hay de todo – profesores muy buenos y otros que dejan mucho que desear. Que alguien hable la lengua que enseña como nativo, para nosotros, no influye demasiado en esta distinción. ¿Por qué?  

“Un profesor nativo sabe más de su propia lengua …”

Aquí tenemos que distinguir entre saber cómo hablar un idioma, y saber cómo funciona este idioma para que se pueda enseñar. La verdad es que los que no son nativos normalmente tienen muchas ventajas en el segundo aspecto. Han tenido que estudiar la lengua, la gramática, el vocabulario y la pronunciación, y este conocimiento práctico les sirve muy bien a la hora de dar explicaciones o trucos para mejorar el aprendizaje. Por otro lado, especialmente en el caso del inglés, hay muchos nativos que nunca han hecho el esfuerzo de estudiar su propia lengua – o una lengua extranjera – a fondo. Te pueden decir si algo es correcto o no, pero les cuesta decirte por qué, dada la mínima formación profesional que tienen muchos profesores  del sector, y/o la falta de hincapié en la gramática y los idiomas extranjeros en muchas escuelas de los EEUU y el Reino Unido.

Aparte de esto, podemos hablar del conocimiento de la enseñanza en sí. Otra vez los que no son nativos normalmente vienen mucho más preparados. Al no ser nativos, las academias les exigen un título universitario o posgrado en la filología de la lengua – o sea que estamos hablando de personas que han dedicado muchos años al estudio de la enseñanza además del idioma. Por otra parte, un profesor nativo puede conseguir trabajo en academias, en el caso del inglés, ¡con solo un mes de formación! Los famosos certificados de Cambridge (CELTA) o Trinity (CertTESOL) se consideran suficientes para empezar en la profesión – ni se necesitan títulos universitarios – pero en nuestra experiencia, el resultado es que hay demasiados profes que al principio no saben muy bien lo que hacen. Claro, muchos de ellos van a mejorar con la experiencia y con más formación, pero, como pasa a menudo, otros estarán solo una temporada, ya que ven la enseñanza como una excusa para viajar y ganar algo de dinero. ¿Irías a un médico o un mecánico que tuviera solo un mes de formación? Probablemente no. Tal vez en una clase de idiomas no haya mucha posibilidad de tener un accidente mortal, pero creemos que tenemos que ser mucho más exigentes cuando se trata de formación.

“… tiene un acento auténtico …”

¿Auténtico de dónde? Pongamos el ejemplo del inglés británico. No existe un “acento británico”: existen muchos acentos según la región del país, la clase social de la persona, la etnicidad y otros factores. Y no todos los acentos se consideran iguales. El acento “estándar” escocés, por ejemplo, algunos lo consideran un acento fácil de entender, claro y acogedor. Por eso muchas empresas tienen sus oficinas de atención al cliente en Escocia. Pero el acento más fuerte de Glasgow, la ciudad más poblada del país, es casi incomprensible para muchos.

En Inglaterra, puede que la reina y su familia tengan el acento modelo, pero no son muchas las personas que hablan así. Hay muchos más que hablan con el acento de Birmingham (la segunda ciudad más importante de Inglaterra). Pero los del resto del país consideran el acento “Brummie” una señal de estupidez o mala educación. Por supuesto, esta valoración no es justa ni cierta – pero sirve como ejemplo de lo problemático de identificar lo que sería  un acento ideal.

La verdad es que un buen profesor de inglés tiene que exponer a sus alumnos a todos los acentos que puedan encontrar en sus interacciones. Para eso tenemos muchos recursos – audio y vídeo – y no hace falta que el profe tenga un acento nativo o la capacidad de imitar a los demás.

También hay que tener en cuenta que muchos alumnos necesitan inglés para hablar con otras personas cuya lengua materna no es el inglés. En este sentido, el profesor nativo no ofrece  ninguna ventaja sobre sus compañeros no nativos.

“… y muchos conocimientos de la cultura de su país …”

Sin duda, parte del atractivo de estudiar una lengua es aprender algo de la cultura de los países donde se habla. Pero un profesor nativo no va a saber todo, y ¡siempre hay gente de afuera que conoce la cultura de tu país mejor que tú! Muchos profes no nativos han vivido un tiempo en otros países, y por eso tienen una perspectiva más amplia que la que tienen los que solo han vivido en su propio país.

Otro aspecto: legalidad

Aunque muchas academias lo hagan, va en contra de los derechos básicos de la Unión Europea excluir a trabajadores por su lengua nativa. Un profe que no es nativo puede demandar a cualquier escuela que le prohíba trabajar por esta razón. Esto no tiene nada que ver con el alumno, pero pregúntate: si la primera cosa que pone la escuela en su publicidad es “¡profesores nativos!”, ¿que tienen que esconder? Nosotros preferíamos ver “¡profesores titulados!” o “¡profesores experimentados!”. También preferiríamos estudiar o trabajar en un sitio en el que no practiquen discriminación de ningún tipo.

En definitiva ….

En inglés se dice “don’t judge a book by its cover” – no juzgues un libro por su portada – y te rogamos que apliques la misma lógica a la hora de escoger un profesor. ¡No juzgues a un profe por su lengua materna! Considera también los siguientes requisitos:

años de experiencia

compromiso y actitud

conocimiento del entorno laboral o social en el que necesitas utilizar el idioma

títulos/formación (por ejemplo un título universitario, Diploma o máster)

La cooperativa SLB la formamos un grupo de profesores de idiomas con mucha experiencia, compromiso y formación. Estamos constantemente actualizando nuestros conocimientos a través de talleres y cursos de formación. Tenemos a profesores nativos y no nativos en el grupo, pero lo importante para nosotros es la calidad del profe – no el sitio donde haya nacido por azar.

Ponte en contacto con nosotros para más información sobre clases particulares o cursos para empresas.

Para más información sobre la lucha por la igualdad para profesores de distintas lenguas maternas, visita TEFL Equity Advocates (en inglés).

Imágen: “Un extraño entre nosotros” por JaulaDeArdilla, CC BY-NC-ND 2.0

There are no comments so far

Leave a Comment

Don't worry. We never use your email for spam.

Don't worry. We never use your email for spam.

A %d blogueros les gusta esto: